Películas LGTBIQ para reflexionar y celebrar el Orgullo

Identidad borrada (Joel Edgerton, 2018)

Este drama basado en hechos reales cuenta la historia de Jared Eamons (interpretado por Lucas Hedges), hijo de un predicador baptista de una pequeña ciudad de Estados Unidos, al que le obligan a entrar en un centro con terapia para “curar” su homosexualidad, como si de una enfermedad se tratase. Se une al reparto una espectacular Nicole Kidman como madre y Russel Crowe de progenitor y patriarca.El filme está basado en las memorias de Gerrard Conley cuya familia al enterarse de su identidad sexual le envió al programa ‘Love In Action’. Un camino de superación en el que el joven tiene que recorrer muchos obstáculos para reencontrarse a sí mismo y descubrir quién es verdaderamente. Por desgracia en la actualidad todavía siguen existiendo tanto dentro de nuestras fronteras como fuera de ellas, instituciones privadas que promueven este tipo de conductas en contra de los homosexuales.¡Increíble pero cierto!

Disobedience (Sebastián Lelio, 2018)

Su paso por los cines fue silencioso y sin llamar mucho la atención, pero por fortuna fue rescatada por Netflix y se ha proclamado como una de las grandes sorpresas de esta cuarentena. En parte por su temática de los judíos ortodoxos que tanto triunfó gracias a la serie Unorthodox.En esta ocasión Disobedience trata la historia de amor clandestina entre Ronit Krushka (interpretada por Rachel Weisz) y Esti Kuperman (interpretada por Rachel McAdams). La primera es una mujer que regresa a su casa natal para asistir al funeral de su padre y se reencuentra con Esti, una amiga de la infancia. La pasión y sentimientos de ambas, prohibidos por la comunidad, es una declaración de intenciones de amor, lucha y amistad con unas interpretaciones simplemente maravillosas.

Call me by your name (Luca Guadagnino, 2017)

Puede que estemos ante una de las películas más hermosas de los últimos tiempos. Todo en Call me by your name es pura magia, desde las idílicas localizaciones del norte de Italia en las que está rodada la película, pasando por la fabulosa interpretación tanto de los actores protagonistas como de los secundarios (¡ay los padres de Elio!), hasta llegar a la historia de amor entre Elio (Timothée Chalamet) y Oliver (Armie Hammer), una conexión entre dos personas que te atrapa desde el primer momento y te impide levantarte de tu asiento hasta que da por finalizada la película.Sin todavía saber muy bien el qué, algo despierta en tu interior mientras se es testigo de este romance de verano. Nostalgia, deseo, pasión e inconformismo, que traspasa la gran pantalla para hacernos reflexionar y soñar con vivir por siempre en el verano eterno de Elio y Oliver. ¿Podemos, por favor?

Pride (Matthew Warchus, 2014)

Esta película basada en hechos reales retrata con humor, reinvindicación y sátira la historia de dos colectivos que aunque a priori no estaban destinadas a juntarse, al final demuestran ser la mejor de las combinaciones posibles: el colectivo LGTBI y el de los mineros que estuvieron en huelga en Reino Unido entre 1984 y 1984 bajo el mandato de Margaret Thatcher.Una cinta ligera, brillante y con ese humor bañado en crítica social que tanto encontramos en películas como Billy Elliot o The Full Monty. Todo ello acompañado de la excelente interpretación de sus personajes, con el inconfundible Bill Nighy a la cabeza. ¿Qué puede salir mal?

Con amor Simon (Greg Berlanti, 2018)

Aunque en un principio se podría decir que estamos ante una película de adolescentes, Con amor Simon es mucho más trascendental que eso. Hay que recalcar que es considerada como la primera producción cinematográfica de un gran estudio como es 20th Century Fox en centrar la trama principal en los sentimientos de un adolescente homosexual y ya por eso debería ser de visionado obligatorio.Y segundo la delicadeza, ingenio y facilidad con la que se cuenta la historia de Simon Spiers, el adolescente de 16 años homosexual que vive su primer enamoramiento. Está basada en la novela de Becky AlbertalliSimon vs. the Homo Sapiens Agenda y es un claro ejemplo de inspiración para todos aquellos adolescentes que todavía necesiten encontrarse a sí mismos y para sus familiares que tienen que acompañarles en el camino.

La Vida de Adèle (Abdellatif Kechiche, 2013)

Esta es otra película sobre los inicios de sexualidad que debe estar en toda lista de películas del colectivo LGTBIQ+. Cuenta la historia de Adèle, una joven de 15 años que un día se enamora perdidamente de Emma, una joven con el pelo azul que le da un giro de 180º a su mundo tal y como ella lo conoce.El año de su estreno cosechó grandes premios, pero el reconocimiento más importante llegó en el Festival de Cannes con la Palma de Oro, el máximo galardón del certamen. Las escenas de sexo entre las protagonistas generaron una gran controversia, primero porque era la primera vez que se veía en la gran pantalla más de 10 minutos de duración de sexo explícito, aunque según los colectivos de lesbianas estas escenas no recreaban la realidad del colectivo femenino homosexual.

120 pulsaciones por minuto (Robin Campillo, 2017)

Esta producción francesa es tan cruda como necesaria. Luchó en la carrera hacia los Premios Óscar en 2018 seleccionada por Francia, pero finalmente fue su compañera, la película chilena Una mujer fantástica la que se alzó con la estatuilla.120 pulsaciones por minuto está ambientada en el París de principios de los años 90 y en la lucha del colectivo por concienciar al mundo sobre el SIDA que tantas vidas se ha cobrado en el mundo a lo largo de las últimas décadas. ¡100% recomendable para entender el impacto de esta enfermedad en las personas!

Carol (Todd Haynes, 2015)

La pureza, delicadeza, sofisticación y verosimílitud con la que Haynes cuenta la historia de amor de estas dos mujeres es casi tan maravillosa como la magistral intrepretación de Rooney Mara y Cate Blanchett. La película está ambientada en la ciudad de Nueva York durante los años 50 y en el encuentro casual de una dependienta (Rooney Mara) con una mujer casada llamada Carol (Cate Blanchett).Es justo entonces cuando surge este flechazo que consigue traspasar la pantalla y conectar de lleno con el espectador que lo atrapa a lo largo de sus 120 minutos de duración del metraje. Pura delicia visual en este gran trabajo cinematográfico que no se puede más que aplaudir y recomendar.

Una mujer fantástica ( Sebastián Lelio, 2017)

El director chileno repite en esta selección de películas LGTBIQ+ para celebrar el Orgullo. Lo hizo en 2018 con Disobedience, pero un año antes nos regaló este proyecto que se alzó con el Oscar a Mejor película de habla no inglesa, también ganadora con el Goya a mejor película iberoamericana y fue seleccionada para competir por el Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín.Una Mujer fantástica habla de Marina (interpretada por la actriz Daniela Vega) , una mujer transgénero que vive en Santiago de Chile y que un día ve su vida truncada tras la muerte repentina de su pareja, 20 años mayor que ella. Un retrato duro a la par que necesario de cómo la sociedad sigue tratando la transexualidad en la actualidad como algo fuera de lo común.

Solo nos queda bailar (Levan Akin, 2019)

La pudimos ver en cines a principios de 2020 en nuestro país antes de que el mundo se parase a causa del coronavirus y puede que estemos ante una de las últimas películas estrenadas de temática LGTBIQ+. Merab es un joven bailarín de la Compañía Nacional de Danza de Georgia que un día conoce al desenfadado Irakli y entre ellos nace una pasión oculta y díficil de contener.Comparada por la crítica como la nueva película al estilo de Call me by your name, solo por su estreno ya cobra especial relevancia en la lucha a favor de la igualdad del colectivo homosexual. En Georgia, el país en el que está ambientada la obra, los grupos de extrema derecha georgianos e integrantes de la Iglesia ortodoxa intentaron boicotear su estreno por la ofensa que supuso para ellos esta historia. Solo por esto ya es más que necesaria su difusión.

Moonlight (Barry Jenkins, 2016)

Como dato significativo debemos reconocer que Moonlight es la primera película de temática LGTBI rodada íntegramente por un reparto de raza negra y además fue el primer largometraje en llevarse el Óscar en la categoría a la Mejor Película en el año 2016 (cabe recordar que durante décadas esta temática fue totalmente ignorada ante el máximo reconocimiento de los premios más importantes en la industria cinematográfica).Este proyecto de Barry Jenskins está dividido en tres segmentos que coinciden con la exploración del protagonista llamado Chiron durante tres momentos diferentes de su vida (infancia, adolescencia y edad adulta). Una introspección que hace florecer sentimientos que todos llevamos dentro sobre la búsqueda de la identidad y los prejuicios que vivimos a diario en nuestra sociedad.

Carmen y Lola (Arantxa Echevarría, 2018)

Solo por la delicadeza, respeto y curiosidad con la que está rodada esta filme de Arantxa Echevarría ya merece la pena su visionado. Pero si además añadimos que cuenta la historia de amor entre dos mujeres gitanas, un tema tabú entre la comunidad que no acepta ningún tipo de relación homosexual, ya se merece todo nuestro reconocimiento.Carmen y Lola muestra desde el máximo respeto el romance que surge entre dos adolescentes, sus miedos, inseguridades y lucha en un mundo repleto de presiones y reproches sociales. El reparto fue en su mayor parte novel, excepto la interpreación de Carolina Yuste que ya había trabajado en la industria, y gracias a ello consiguieron la máxima credibilidad en una película que es emoción en estado puro.

Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005)

Otro de los títulos cinematográficos que ha pasado a formar parte de los clásicos del cine. Jake Gyllenhaal y Heath Ledger interpretan a dos jóvenes que se conocen un verano mientras trabajan en Brokeback Mountain y es justo entonces cuando surge su historia de amor que dura más de dos décadas en la más absoluta clandestinidad.Michelle Williams y Anne Hathaway ponen la guinda del pastel con sus papeles de mujeres de estos cowboys que conquistaron al mundo entero a principios de los años 2000. Se puede considerar esta película como una de las primeras grandes producciones de Hollywood en tratar una historia homosexual y sin lugar a dudas abrió puertas para todo lo que vendría después en la industria del cine. Brokeback Mountain se alzó con tres de las ocho nominaciones a las que optaba en la carrera hacia los Premios Óscar.

La chica danesa (Tom Hooper, 2015)

Eddie Redmayne en el papel de Einar Wegener y Alicia Vikander en el de su mujer Gerda Wegener están excepcionales en esta obra cinematográfica que trata la vida de la artista danesa Lili Elbe, considerada como la primera persona en someterse a una operación de cambio de sexo.Una apasionante historia de amor en busca de la identidad propia que fue todo un ejemplo de inspiración para el resto de personas que llegaron después de la primera mujer transgénero. Además el rodaje de las localizaciones exteriores en InglaterraBruselas y Copenhague son todo un viaje al más puro estilo Traveler.

A Secret Love (Chris Bolan, 2020)

Este emotivo documental firmado por Ryan Murphy como productor y Chris Bolan como director, es una de las joyas que Netflix estrenó en la plataforma durante el confinamiento.Recupera la valiente y pionera vida de Terry Donahue y Pat Henschel, dos mujeres que ocultaron su romance durante más de 60 años y que al fin dieron el gran paso de contar la verdad. Sus testimonios reales son de lo más apasionantes.

Artículo original publicado en Traveler.es

autora: Silvia Ruiz de la Prada Sanchis

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario