Mapas en 3D que te invitan a recorrer el mundo sin moverte de casa

Sara Drake le pasó como a muchos artistas jóvenes e inexpertos, que durante su paso por la Universidad, el Art College de Londres, no acabó de encajar. “En lugar de diseñar sillas de oficina en un ordenador, pasé todo el tiempo en talleres, jugando con materiales inusuales, esculpiendo y fabricando muebles artesanales de madera a la deriva o basura que recogía de los contenedores… eran bonitos pero no necesariamente funcionales”, cuenta a Traveler.es.

Sin embargo, sí sentía pasión por los mapas y globos terráqueos que hacía de forma espontánea y le permitían seguir viajando mentalmente desde casa cuando no podía viajar de verdad.

“Estos se hicieron más populares y comencé a llevarlos a exposiciones de arte. De repente tuve una nueva e inesperada carrera en cartografía. Comencé a hacer mapas a tiempo completo hace unos veinte años y, desde entonces, he seguido evolucionando y desarrollando mi práctica. Hace unos diez años me mudé de Europa a Australia. Este movimiento me dio el espacio y la oportunidad de trabajar en proyectos de mapas a mayor escala e incluso más detallados. Tengo clientes por todo el mundo y también viajo regularmente para hacer mapas in situ”, subraya.

Sus creaciones están especializadas en 3D, todas ellas esculpidas y talladas a mano y diseñadas con todo tipo de elementos reciclados. Los mapas más pequeños miden alrededor de 25 cm y los más grandes unos 200 cm, aunque dice que le encantaría probar de crear algo más grande. Para acabarlos puede tardar semanas o hasta incluso meses.

“Mis mapas pueden ser fantásticos, pero también me gusta que sean geográficamente tan precisos como sea posible, por lo que paso mucho tiempo investigando antes de comenzar un nuevo proyecto. Odio ver un punto de referencia colocado incorrectamente en un mapa. Siempre busco la opinión del cliente sobre lo que hace que un lugar sea especial para él. Además, construyo historias de los viajes, experiencias e intereses de mis clientes en cada pieza, con la creencia de que no solo están encargando una hermosa obra de arte, sino capturando recuerdos preciosos”, señala a Traveler.es Sara.

Podríamos permanecer horas frente a sus creaciones y siempre encontraríamos algo distinto.

Podríamos permanecer horas frente a sus creaciones y siempre encontraríamos algo distinto.© Sara Drake

Sus proyectos son una combinación de cartografía, pintura, talla y escultura que realiza para clientes privados o grandes empresas. También imparte talleres en escuelas para aprendices.

“Me especializo en mapas del mundo y globos terráqueos personalizados, pero he trabajado en cientos de proyectos como mapas de casas y jardines, de bodas y eventos; mapas de ciudades, países e islas; mapas temáticos que representan la vida salvaje, la comida y el vino o la historia de un área, así como mapas de fantasía o literarios … Incluso un mapa de ciencia ficción de la luna, con naves espaciales de la serie de televisión de 1960”.

Los personaliza tan al detalle que es capaz de recrear algunos de los momentos que han vivido sus clientes en viajes.

«Me han pedido producir todo tipo de experiencias como nadar entre tiburones, comer cucarachas en un mercado en Tailandia, escalar el Sydney Harbour Bridge o recrear un concierto de rock bajo una lluvia torrencial. Cuanto más desafiante sea la petición, más humorístico se vuelve el mapa final”.

Fuente: https://www.traveler.es/viajeros/

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario