Un puente que es un monumento

El Puente de la Mujer, postal emblemática de Puerto Madero, pasó a integrar el Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires en la categoría “Monumento” a partir de la aprobación por parte de la Legislatura porteña de un proyecto de los legisladores socialistas Roy Cortina Hernán Ariel Arce.

Diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava Valls, el Puente de la Mujer fue su primer trabajo en América Latina. La obra, cuya función es un paso peatonal que une el barrio Puerto Madero de este a oeste, sobre el agua de uno de los diques, representa de manera abstracta un rasgo característico de la cultura porteña: una pareja bailando tango. El mástil, que se eleva 39 metros con una inclinación de 39 grados, encarna al hombre mientras que la mujer se ve personificada por el tramo horizontal que une los dos extremos, con una leve pero elegante curva que simboliza sutilmente al cuerpo femenino. Los cables de hierro que cuelgan desde la torre aparecen como los brazos masculinos que sujetan a su pareja. La obra combina un mecanismo compuesto por 20 motores, desarrollado especialmente para que la enorme estructura de 172 metros de largo y 800 toneladas gire sobre un eje situado debajo del mástil, permitiendo el paso de las embarcaciones que circulan por el dique.

Anuncios

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario