Alcohol y drogas al volante, la contravención más frecuente en los tribunales porteños

Manejar en estado de ebriedad o bajo los efectos de estupefacientes fue, durante el año 2019, la causa contravencional más numerosa que ingresó en la Justicia Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

De los más de 11.800 casos por contravenciones que se registraron el año pasado en los tribunales porteños, el 39 por ciento de los expedientes ingresados fueron por infracción al art. 118 del Código Contravencional porteño (conducir bajo los efectos del alcohol o drogas), mil casos más que en 2018.

Según los datos publicados por la Oficina de Estadísticas del Consejo de la Magistratura de la CABA, en el año 2019 ingresaron 4675 causas por conducir con mayor cantidad de alcohol en sangre al permitido o bajo los efectos de estupefacientes; en 2018 la suma total de causas judiciales por alcoholemia positiva sumaron 3616, durante 2017 ingresaron 4223 expedientes por este tipo de infracciones, y en 2016 fueron 3849 los casos ingresados.

De acuerdo a la última modificación al Código Contravencional realizada en el año 2018 en la cual se endurecieron las sanciones a este tipo de infracciones, «quien conduce un vehículo superando los límites permitidos de alcohol en sangre o bajo la acción de otras sustancias que disminuyan la aptitud para hacerlo, es sancionado/a con ciento cincuenta (150) a mil (1000) unidades fijas o uno (1) a diez (10) días de arresto». Anteriormente la sanción económica era de 200 a 2000 pesos de multa, a partir de la incorporación de una multa definida por unidades fijas (valuadas en la CABA en 21.40 pesos), la sanción hoy podría ir de 3210 pesos a 21400.

Pero el estado de disminución de la capacidad de conducir no es igual para todos, ya que la ley establece diferencias entre conductores y vehículos.

El límite permitido de alcohol en sangre en casos de automóviles particulares es de 0.5 gramos por litro, en transportes públicos y de carga ninguna cantidad de alcohol es aceptada debiendo dar cero el resultado del test de alcoholemia para no estar en infracción, y en el caso de las motocicletas, quien esté al volante no puede superar los 0.2 gramos de alcohol por litro de sangre, e incluso el acompañante puede ser infractor. De acuerdo al Código de Tránsito y Transporte (Ley 2148) “está prohibido ocupar la plaza de acompañante en motovehículos con más de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, excepto que la persona se ubique en un habitáculo externo al vehículo propiamente dicho”, y ante estos casos especiales “la Autoridad de Control actúa en forma análoga al caso del conductor siendo de aplicación las demás reglas establecidas” en dicha normativa.

Si bien una causa por alcoholemia que llega a juicio puede concluir con penas económicas y de privación de la libertad de acuerdo a lo estipulado por el C.C., desde el año 2008, a partir de la incorporación del Sistema de Evaluación Permanente de Conductores (Scoring) al Código de Tránsito y Transporte porteño, se sumó a este tipo de sanciones el descuento de puntos. Este sistema establece que de los 20 puntos otorgados a cada conductor, en caso de manejar en estado de ebriedad o bajo los efectos de estupefacientes, la quita será de diez puntos.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario