Basura porteña: Vuelve la quema a la Ciudad

La prohibición de quemar basura en el territorio de la Ciudad de Buenos Aires ya no regirá más. A partir de la modificación a la ley “de Basura Cero” (Ley N° 1854) aprobada el jueves 3 de mayo por la Legislatura porteña, se habilitó el regreso de la quema de residuos.

La iniciativa fue impulsada por el Poder Ejecutivo, con el fin de importar de Europa hornos de avanzada tecnología para aplicar el sistema denominado “termovalorización”. Tras el debate en las Comisiones de Ambiente y de Obras y Servicios Públicos, se elaboró un despacho conjunto de mayoría de ambas comisiones, que fue debatido y actualizado aún en el recinto al momento de la votación en particular. La ley fue resistida por la oposición y se sancionó por 36 votos positivos de Vamos Juntos, Gen y MJ y 22 votos negativos del resto de las bancadas.

La termovalorización consiste en la oxidación total de los residuos a altas temperaturas, en hornos específicos, que reducen en un 90 por ciento el volumen de los desechos y cuyas cenizas pueden ser reutilizadas en la industria de la construcción. La tecnología deberá cumplir los estándares de eficiencia energética definidos por la Unión Europea. La norma propuesta también establece mecanismos para el control ciudadano de posibles contaminaciones y garantiza el trabajo de los recuperadores urbanos al prohibir terminantemente el tratamiento térmico de materiales reciclables o aprovechables provenientes del circuito de recolección diferenciada.

En cuanto a la prórroga de plazos, se mantiene la reducción progresiva de la cantidad de residuos que se permiten depositar en los rellenos sanitarios y se establecen  las siguientes nuevas metas a cumplir: “De un 50% para el 2021, de un 65% para el 2025 y un 80% para el 2030, tomando como base los niveles enviados al CEAMSE durante el año 2012. Se prohíbe para el 2028 la disposición final de materiales tanto reciclables como aprovechables”.

Las plantas de estarán en Soldati, Lomas de Zamora y San Miguel. Costarán entre 450 y 850 millones de dólares. No descartan que haya otra en Tres de Febrero”, informó la periodista Laura Rocha, especialista en materia ambiental.

Con los cambios votados, el nuevo artículo 2° de la Ley 1854 estipula: “Se entiende como concepto de Basura Cero, en el marco de esta norma, el principio de reducción progresiva de la disposición final de los residuos sólidos urbanos, con plazo y metas concretas por medio de la adopción de un conjunto de medidas orientadas a la reducción en la generación de residuos, la separación selectiva, la recuperación, el reciclado y la valorización.”

“La Ciudad fijará un cronograma gradual de recuperación de materiales reciclables y aprovechables provenientes del  circuito de recolección diferenciada, cuyas funciones seguirán siendo prestadas por los recuperadores” estipula el nuevo art. 6° por el cual también “se prohíbe el tratamiento térmico de material reciclable o aprovechable”. Para el cronograma “se tomará como base la totalidad de los materiales reciclables y aprovechables recuperados, mediante la recolección diferenciada, en el año 2017”.

El artículo 7° modificado dice que queda prohibido, desde la publicación de la presente, la combustión de residuos sólidos urbanos sin recuperación de energía, especialmente cartón, papel y polietileno.  Asimismo queda prohibida la contratación de servicios de tratamiento de residuos sólidos urbanos de esta ciudad que tenga por objeto la combustión sin recuperación de energía en otras jurisdicciones”.

Un artículo 7° bis incorporado establece: “La fracción de residuos sólidos urbanos húmedos sólo podrán ser pasibles de transformación y valorización, mediante técnicas de combustión con recuperación energética, previo tratamiento en planta de separación con el fin de seleccionar aquellos materiales factibles de ser reciclados, principalmente cartón, papel y polietileno teleftalato (pet). Se prohíbe el tratamiento térmico de materiales reciclables o aprovechables provenientes de todo circuito de recolección diferenciada implementado con exclusividad para esta fracción por la Autoridad de Aplicación en materia de residuos”.

Un nuevo artículo 33° bis dispone que “el tratamiento de residuos sólidos urbanos por medio de combustión con recuperación de energía, deberá garantizar el cumplimiento de las siguientes condiciones:

a. Los servicios de tratamiento que tengan por objeto la combustión de residuos sólidos urbanos con recuperación energética deben utilizar métodos o tecnologías que aseguren el cumplimiento de los estándares de eficiencia energética definidos en la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo (Anexo I), así como sus actualizaciones posteriores.
b. Los límites para las emisiones a la atmósfera producto de la combustión de residuos no podrán superar los límites establecidos en la Parte 3 de la Directiva 2010/75/UE del Parlamento Europeo y del Consejo (Anexo II).
c. La gestión de los residuos resultantes de la combustión debe realizarse según las normas vigentes para el tratamiento de residuos, en particular las cenizas volantes que deben ser consideradas como residuos peligrosos”.

Otro de los requisitos legales (art.52° bis) es que “los residuos sólidos urbanos podrán ser pasibles de valorización energética cuando estos no hayan podido previamente ser recuperados y/o reutilizados en los centros de selección, acondicionamiento o tratamiento” y que “se deberá garantizar la protección de la salud de las personas y del ambiente”.

A los efectos, se crea el “Sistema de Información Pública del Sector de la Valorización Energética de Residuos (SISVER), que permita el monitoreo continuo y permanente de las emisiones en la atmósfera, en el suelo y en las aguas superficiales y subterráneas que resulten de las actividades de combustión con recuperación energética”. Además, una comisión de asesoramiento técnico deberá analizar semestralmente los resultados de los controles.

Ante la sanción de la nueva normativa que habilita la quema de basura, el Observatorio del Derecho a la Ciudad adelantó que recurrirán ante la Justicia porteña para plantear la inconstitucionalidad de la modificación de la Ley de Basura Cero.

Según sostuvo la ong, la nueva ley aprobada tiene un contenido netamente ambiental. “Para la CCABA, las leyes ambientales requieren ser tratadas bajo el procedimiento de doble lectura por considerarse modificatorias del Código Ambiental. La omisión por más de 20 años de la Legislatura y del Poder Ejecutivo en sancionar el Código Ambiental de la Ciudad no puede funcionar como una herramienta para soslayar el procedimiento de doble lectura cuando se traten proyectos de ley que sustancialmente implicarían una modificación de dicho Código Ambiental si existiese”, sostuvieron como fundamento de la inconstitucionalidad de la norma.

A su vez, desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad aseveraron que la nueva normativa constituye un retroceso en materia de protección del medioambiente, y “esto viola el principio de progresividad y prohibición de no regresión que tiene jerarquía constitucional y supra legal en cuestión de derechos ambientales”.

Anuncios

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario