Prisión efectiva e inhabilitación, para colectivero que atropelló y mató en Mataderos

Un colectivero de la Línea 47 fue condenado por la Justicia Federal a cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo, por el “homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo”  de una niña de 13 años, y “lesiones culposas graves” sufridas por la abuela de la adolescentes, ambas arrolladas en abril de 2015 al cruzar por la senda peatonal una calle en el barrio de Mataderos.

La condena fue dictada por la jueza María Gabriela López Iñíguez, integrante del Tribunal Oral Federal N° 8, tras la celebración de un juicio oral que se extendió por varias jornadas.

En la lectura del veredicto, y a modo de introducción antes de dar a conocer la condena y la pena, la jueza subrayó: “Un país tiene la cantidad de muertos en el tránsito que está dispuesto a tolerar”. Remarcando que, tanto la niña fallecida como la abuela quien sufrió lesiones graves,  “tenían derecho a lo que jurídicamente se denomina principio de confianza, y es que su prioridad de paso iba a ser respetada por el colectivero”.

El chofer, Cristian David Villegas fue condenado a cuatro años de prisión efectiva y a ocho años de inhabilitación para manejar vehículos, ya que no se pudo probar la existencia de condiciones en el lugar del hecho que afectaran la maniobrabilidad, y tampoco la reacción del conductor para evitar el desenlace fatal.  Las pruebas periciales recabadas en la escena del accidente expusieron que no se encontraron rastros de frenadas en la esquina de Directorio y Guardia Nacional, el asfalto se encontraba en excelentes condiciones, y la visibilidad era óptima.

Según testigos del hecho que declararon, el colectivo pasó a dos vehículos y de manera brusca dobló por la calle Guardia Nacional y atropelló así a la adolescente y su abuela. Al momento del fallecimiento, la niña se encontraba acompañando a su abuela a hacerse estudios médicos en la Ciudad de Buenos Aires, debido a que ese día no tenía clases.

Durante la celebración del juicio la querella pidió la pena máxima de 5 años de prisión e inhabilitación especial, prevista en el artículo 84 bis del Código Penal, para “el que por la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo con motor causare a otro la muerte”; y la fiscalía solicitó la pena de 4 años e inhabilitación, sanción que fue la dictada por la jueza.

En la audiencia de lectura del veredicto, López Iñíguez enfatizó que la abuela no hizo nada mal, ni hubiera podido haber hecho nada distinto que modificara el hecho una vez desencadenada la causalidad.

“Tuvimos una muerte y no dos de puro azar”, afirmó la jueza.

Este viernes 8 de junio, a las 17 horas, se conocerán los fundamentos completos de la sentencia condenatoria en la sede de los tribunales de Comodoro Py.

 

Anuncios

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario