Los adoquines de Palermo no se tocan

Luego de un largo recorrido judicial, una acción de amparo en defensa del adoquinado impulsado por varios vecinos de barrio de palermo con la representación del Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, llegó a su fin.

Tras sentencias de primera instancia, Cámara e incluso del Tribunal Superior de Justicia porteño -en este fallo se ordenó volver a tratar en Cámara la cuestión de fondo ajustándose a si corresponde o no aplicar la Ley 4806 que cataloga las calles con adoquinado granítico protegidas-, la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, confirmó de manera unánime el amparo presentado por los vecinos de la zona, y ordenó al GCBA abstenerse de realizar obras.

En los fundamentos de la resolución firmada por los jueces Fabiana Schafrik, Carlos Balbín y Mariana Díaz, se aclara que las calles catalogadas en la ley 4806 “son aquellas a las que el ordenamiento jurídico concede protección como integrantes del Patrimonio Cultural de la Ciudad, en la categoría Espacios Públicos”. “Ese puntual reconocimiento de sendas calles como parte del patrimonio cultural (aquellas que han sido incluidas en el Catálogo Definitivo) las hace pasibles no sólo de la protección que le confiere la Ley N° 4806 y su norma reglamentaria, sino también abarca la de las leyes N° 65, 2930 y 1227, que receptan, para lo que aquí interesa, el principio de prevención y el de recomposición”, expresa el fallo.

La normativa citada establecen la protección sobre “las calles construidas con adoquinado granítico”, es decir, “no sólo los adoquines considerados como material sino las calles como tales, siempre que estén construidas con tales piezas pétreas y hayan sido incorporadas al catálogo definitivo por su ubicación o por integrar distritos APH, UP o AE, sino también sitios o lugares históricos, áreas o espacios públicos o, simplemente construir vías terciarias”.

“El valor que se les reconoce es pues, no sólo histórico sino también paisajístico o ambiental, según donde se encuentre ubicada la arteria”, reafirmaron los magistrados, subrayando que “el resguardo alcanza a la calle en sí misma”.

En relación al planteo efectuado sobre algunas calles en particular, los jueces sostuvieron que “el reconocimiento de las calles Nicaragua, Armenia y Araoz como parte del patrimonio cultural y el hecho de que hayan sido incluidas en el Catálogo Definitivo, las hace pasibles no sólo de la protección que le confiere la ley n0 4806 y su norma reglamentaria, sino también abarca la de las Leyes n65, 2930 y 1227, que receptan, para lo que aquí interesa, el principio de prevención y el de recomposición”.

Los camaristas concluyeron que “está acreditado en la causa que se encontraban planificadas obras que desconocían el grado de protección que actualmente tienen las calles; obras que de haberse llevado a cabo, serían contrarias al ordenamiento jurídico vigente”.

Según lo resuelto por la Cámara CAyT, el Gobierno de la Ciudad no sólo deberá abstenerse de realizar obras de remoción de adoquines en las calles del barrio de Palermo incluidas en el Catálogo Definitivo de la Ley 4806; también deberá “recomponer el adoquinado de las arterias del barrio de Palermo” que se hubieran afectado por la realización de obras, y tendrá que “informar adecuada, fundada y ampliamente a los vecinos por los medios que considere pertinentes, en todos los casos, las obras proyectadas; las que sea necesario realizar de manera urgente; así como los motivos que, en ambos casos, las justifican; ello, con la debida antelación posible”.

Anuncios

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario