La fiscalía ambiental porteña investiga dos muertes en el ex zoo

El 14 de julio pasado falleció Ruth, la rinoceronta blanca del ex zoo porteño, por una infección generalizada, y pocos días después, Shaki, la jirafa, murió de una peritonitis aguda. Estas dos muertes, sumadas a la gran presencia de ratas y cucarachas en los recintos, fundamentaron una denuncia penal presentada por el ex director del zoológico porteño, el naturalista, museólogo y conservacionista Claudio Bertonatti.

La denuncia fue realizada ante la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental, a cargo del fiscal Blas Matías Michienzi. En las primeras medidas tomadas, el fiscal porteño dispuso la presencia de dos veterinarios como veedores de la necropsia a fin de avanzar en una investigación que determine las posibles razones de las dos muertes

«Dos de las áreas que quedaron más debilitadas con la derivación de los cuidadores más antiguos fueron las de los rinocerontes y de las jirafas, dado que sólo quedó un cuidador experimentado con la asistencia de personal recientemente contratado, comprometido, pero sin la debida experiencia que este tipo de animales requiere», dice parte de la denuncia firmada por Bertonatti.

«Es sintomática la cantidad de personal de planta y contratado que mantiene la institución. En su enorme mayoría con pocas o nulas calificaciones, experiencia y conocimientos en lo que hace al quehacer de un centro de conservación, de educación ambiental, de investigaciones científicas y de bienestar animal. Para verificarlo, bastaría solicitar esa lista completa de recursos humanos y sus antecedentes laborales», se cuestiona en la presentación judicial.

Voceros del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad explicaron no brindarán detalles de la investigación que lleva adelante Michienzi hasta que no terminen las actuaciones correspondientes.

Según se informó, los cuerpos de la rinoceronta y la jirafa fueron enterrados en espacios del actual Ecoparque de la Ciudad.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario