La Ciudad de Buenos Aires, a la cabeza en crímenes de odio contra la comunidad LGBT

En el año 2017, ocurrieron en Argentina ciento tres (103) crímenes de odio motivados en la orientación sexual, la identidad y/o la expresión de género. De este centenar de casos, más del 36% ocurrieron en la Ciudad de Buenos Aires según los datos reflejados en el Informe 2017 del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, elaborado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires -a través de la Defensoría LGBT- junto con la Federación Argentina LGBT y la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina (ATTTA Red Nacional), a partir del relevamiento de datos empíricos sobre la violencia que vive la comunidad LGBT en nuestro país.

No es casual que el gran centro urbano que representa Capital Federal concentre la mayor cantidad de casos de crímenes de odio del país, ya que, según se resalta en el informe, “es notable la migración de personas de la comunidad LGBT, por el gran estigma y la exclusión que acarrea pertenecer a este colectivo en ciudades pequeñas”.

La Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, principalmente en GBA, concentran casi el 70 por ciento de los crímenes contra la comunidad LGBT.

“En este punto es importante aclarar que en las provincias de Argentina no hay
menos casos de crímenes de odio, sino que existe un sub registro debido a que en
algunos territorios hay un menor desarrollo organizacional por parte de la
sociedad civil y no hay quien que tome la tarea de denunciar y visibilizar estos
casos como lo que realmente son”, destaca el informe.

En cuanto al lugar físico donde acontecieron los crímenes de odio en el 2017, más de la mitad de ellos -exactamente el 57,66%- ocurrieron en la vía pública. Las calles no son un lugar seguro para las personas del colectivo LGBT y este hecho tiene relación directa con la violencia y el hostigamiento que sufren por parte de las fuerzas de seguridad, que en vez de proteger a lesbianas, gay y personas trans en el espacio público son agresores y potenciales victimarios según indican los números de casos. “De hecho el 7,7% de los crímenes de odio suceden en comisarías y penales, es decir que una vez que las personas son interceptadas en la vía pública con pretextos discriminatorios y violencia, en
muchos casos luego son trasladadas a estos lugares para continuar con las
agresiones y los abusos”, sostiene el trabajo de relevamiento efectuado.

“Este Informe recopila datos que nos permite tener una visión fundamentada sobre la violencia hacia nuestra comunidad LGBT. Como cita el Informe, es importante destacar la importancia de que el proyecto de Ley Antidiscriminatoria Nacional, que volvimos a presentar en el Congreso, sea una verdadera oportunidad para garantizar acceso a la Justicia en los casos de crímenes de odio contra las personas LGBT. Nos permitirá también acentuar los procesos de sensibilización pública, orientados a la prevención de los crímenes de odio en contra de las personas de la diversidad sexual y de la promoción de una cultura de respeto y de igualdad de oportunidades”, expresó María Rachid, Titular del Instituto Contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y Secretaria General de la FALGBT.

“La violencia que sufre la comunidad LGBT, en especial las personas trans, es muchas veces invisibilizada. Este Informe es un reflejo de los ataques permanentes que sufre nuestra comunidad. Hay una deuda del Estado con la población trans, luego de décadas de persecución y de silencio. Seguimos trabajando por la plena igualdad de oportunidades y contra toda forma de violencia, como las que van desde el acoso y el hostigamiento a la violencia física y a las más extremas expresiones que ocasionan suicidios y crímenes de odio hacia las personas LGBT, con especial énfasis hacia la comunidad trans”,sostuvo Marcela Romero, Presidenta de la Federación Argentina LGBT, y referente de ATTTA Red Nacional.

Anuncios

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario