Impulsan proyectos para fortalecer la economía popular en la Ciudad

La legisladora de Somos (Frente de Todos), Laura Velasco, presentó tres proyectos que buscan fortalecer la asistencia a los sectores más vulnerables de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la pandemia de coronavirus.

«La emergencia sanitaria agrava problemas estructurales como la pobreza y la violencia de género y, por eso, necesitamos que el gobierno de Rodríguez Larreta oriente sus políticas públicas y el presupuesto del distrito más rico del país en favor de aquellos y aquellas que más lo necesitan”, afirmó Velasco.
 
Una de las iniciativas establece la creación del Fondo de Emergencia para los Emprendimientos de la Economía Popular, al que podrán acceder cooperativas de trabajo, asociaciones mutuales y civiles y unidades productivas autogestionadas registradas en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), que estén domiciliadas o emplazadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
 
El Fondo tendrá por objetivos otorgar créditos a tasa 0%, establecer un sistema de contratación directa de bienes y servicios a emprendimientos productivos de la economía popular; otorgar subsidios para el pago de los servicios de agua, gas y luz, como así también para fomentar y sostener las actividades productivas; ofrecer espacios físicos mediante convenios con entidades públicas o privadas; y garantizar productos de higiene y seguridad en el marco de la emergencia sanitaria. Respecto a los recursos, estará integrado por “no menos del 0,1 por ciento de lo recaudado por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, partidas presupuestarias especiales, donaciones y legados y cualquier otro recurso que pueda legalmente corresponderle”.
 
“Los emprendimientos de la economía popular representan formas de trabajo de los sectores de mayor vulnerabilidad social y económica. Los efectos de la emergencia sanitaria y el aislamiento social hacen que miles trabajadores y trabajadoras no puedan desarrollar sus actividades cotidianas, perdiendo así la única fuente de ingresos para sus familias. En la Ciudad hay emprendimientos cooperativos de lo más variados, que requieren asistencia financiera, económica y técnica para sobrellevar esta pandemia, no sólo sosteniendo los ingresos para la subsistencia sino produciendo insumos esenciales como cubrebocas o delantales en los emprendimientos textiles, por dar un ejemplo”, explicó la autora de la iniciativa.
 
Otro de los proyectos, reconoce a los comedores comunitarios y populares de la Ciudad como servicio esencial en el marco de la emergencia sanitaria y las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio, y propone asistirlos en materia económica, con alimentos de calidad y valor nutricional y con elementos de higiene y prevención para COVID-19, Dengue, Zika y Chikungunya. Además, prevee un aporte especial y mensual por un monto mínimo de 20 mil pesos y el subsidio del costo total de los servicios de luz, gas/garrafa, agua, internet y ABL.
 
De acuerdo al Registro Nacional de Barrios Populares, la Ciudad de Buenos Aires cuenta con 57 barrios de este tipo donde viven unas 73.600 familias. “Allí, los comedores comunitarios realizan una tarea esencial para enfrentar la crisis económica, garantizando el alimento a esas miles de familias que vieron interrumpidos sus ingresos a causa de la pandemia, pero que ya venían sufriendo problemas habitacionales, con falta de acceso a servicios básicos, desempleo y subempleo, entre otras”, manifestó la legisladora de Somos.
 
Según fuentes periodísticas, las organizaciones sociales que hacen funcionar comedores y merenderos porteños registraron incrementos en la demanda con picos de hasta un 200 por ciento, por eso el proyecto plantea que la provisión de la asistencia alimentaria por parte del Gobierno de la Ciudad se incremente acorde a la demanda y se incorpore a comedores y merenderos que hoy están fuera de los programas oficiales. Por su parte, el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, estima un aumento de la pobreza en nuestro país de entre 5 y 6 puntos debido a la pandemia y su impacto económico, siendo que ya antes de la emergencia sanitaria un 30 por ciento de los más pobres accedían a su alimentación en los comedores barriales. Mientras, el Indicador Barrial de Situación Nutricional del Movimiento Barrios de Pie estima que uno de cada dos niños, niñas y adolescentes de los barrios populares de la Ciudad padecen malnutrición.
 
Para Laura Velasco, “la asistencia del Estado porteño a los comedores populares y comunitarios en esta coyuntura es de vital importancia, no sólo para aminorar los efectos de la caída en el empleo y los ingresos sino también para hacer efectivo el cumplimiento de las medidas de prevención en las áreas donde las condiciones sanitarias, habitacionales y alimentarias enfrentan mayores problemas”.
 
En este sentido, la legisladora presentó un proyecto de declaración en el cual expresa su profunda preocupación por la situación actual del Barrio Padre Mugica, el cual se encuentra sin agua potable desde el pasado 25 de abril, en un contexto de emergencia sanitaria por Covid-19, y solicita al Poder Ejecutivo porteño que garantice el derecho al agua.
 
Esta problemática es recurrente en el barrio y, por ese motivo, ha llegado a la Justicia a través un amparo. Además, diversas organizaciones sociales han dado a conocer la grave situación que se recrudece en tiempos de pandemia cuando ya se han producido casos de contagio y donde, según un censo del Gobierno de la Ciudad, habitan 42 mil personas en situación de vulnerabilidad por la falta de urbanización, pobreza y hacinamiento.
 
Estos proyectos legislativos vienen a sumarse a los ya presentados por Velasco para asistir a personas en situación de calle, garantizar la continuidad en los tratamientos de hormonización para personas trans y para declarar la Emergencia por Violencia de Género que asegure el acceso a la Justicia, a albergues y a un subsidio económico para las mujeres víctimas durante el aislamiento en los hogares».

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario