Anticuario de San Telmo, al banquillo por vender objetos nazis

En el marco de una causa que investiga la supuesta infracción a la ley antidiscriminación, un comerciante de antigüedades del barrio de San Telmo podrá enfrentar un juicio oral y público por exhibir y ofrecer a la venta, diversos objetos con simbología nazi.

El juez Rodolfo Ariza Clerici, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°1 de la Ciudad, hizo lugar al pedido de juicio efectuado por el representante de la Fiscalía, entendiendo que existían pruebas para enmarcar la causa en la presunta violación de la Ley 23.592 sobre Actos discriminatorios. Esta irregularidad contempla penas de hasta tres años de prisión.

La investigación surgió de un aviso emitido por el área de Conductas Discriminatorias de la Pólicía Federal, al rastrear en la zona de anticuarios del barrio de San Telmo un local en el que se ofrecían piezas de colección del Tercer Reich. Una vez que intervino el Fiscal Rodrigo Pagano Mata (a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 22), se capturaron en el lugar de los hechos casi un centenar de piezas de simbología nazi: gorras, cascos, cuchillos, dagas, hebillas, más de cincuenta medallas y hasta una pintura sobre un lienzo.

“Tal vez por mi postura pro Derechos Humanos tengo un compromiso directo con los valores democráticos. Si bien hay antecedentes de nuestro fuero que dicen que la exhibición no es delito, para mi verificar la comercialización supone una incitación al odio”, remarcó el juez Ariza Clerici en diálogo con el programa La Mesa de los Comunes por radio Zónica.

Y agregó: “El anticuario congregaba artículos militares. Existen museos propicios para exponer estos artículos pero evocando la memoria, no es un local comercial el lugar”.

“Si bien la mera tenencia no está prohibida, la comercialización constituye una forma indirecta de incitación al odio –explica Gustavo Galante, Secretario General de Asistencia a la Victima y Relaciones con la Comunidad de la Fiscalía de la Ciudad-. El imputado, mediante la oferta y comercialización de los artículos incautados y sabiendo de que tratan, no puede obviar que su accionar tiene como consecuencia directa la incitación al odio racial o religioso, lo cual es una modalidad delictiva prevista en la Ley 23592”.

Estos objetos, de indudable valor histórico, eventualmente serán entregados a museos e instituciones que conmemoran la Shoá.

Desde hace casi tres años, la Fiscalía de la Ciudad cuenta con un equipo especializado en casos de discriminación, a través del cual se busca otorgar una respuesta rápida y eficaz en los casos en los que se denuncien e imputen actos discriminatorios. Asimismo, desde su Secretario General de Asistencia a la Victima y Relaciones con la Comunidad, la Fiscalía cuenta con un Programa de Actividades Interdisciplinarias sobre Conductas Discriminatorias que tiene como objetivo el desarrollo de tareas de investigación social y difusión de valores que apunten al refuerzo de la convivencia social.

Entre los casos más recientes, viene al caso mencionar el de una pareja de mujeres que fueron obligadas a retirarse de un tradicional bar del barrio de Recoleta, a raíz de las demostraciones de afecto que se prodigaban. Otro caso a destacar surge de la denuncia del padre de un adolescente víctima de antisemitismo en un colegio bilingüe del barrio de Caballito.

Anuncios

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario