A 20 años del Código de Convivencia, se reabre el debate para incorporar nuevas contravenciones

En el año 1998, la primera Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó lo que se conoció como el Código de Convivencia -un cuerpo normativo que vino a reemplazar los Edictos Policiales y a establecer sanciones para una serie de conductas vinculadas a la vida en sociedad y el uso del espacio público-. De aquellos años a hoy, varias fueron las modificaciones que se introdujeron a dicho texto, el cual pasó a llamarse Código Contravencional, y recientemente, un nuevo proyecto impulsado por el Ejecutivo porteño, plantea nuevas actualizaciones en la normativa.

El pasado martes 12 de junio, la Comisión de Justicia del Parlamento porteño, inició el trabajo de análisis del proyecto propuesto por el Ejecutivo, junto con otra iniciativa de legisladores del oficialismo local que plantean la actualización de las sanciones económicas previstas en el Código Contravencional (hoy definidas en pesos, y en montos que quedaron bajos), mediante el sistema de Unidades Fijas cuyo valor está definido por el precio de medio litro de nafta premium.

El proyecto del Ejecutivo plantea la incorporación de la violencia de género, el acoso sexual, la protección del uso del espacio público, ruidos molestos en vía pública, nuevas tecnologías de la información (hostigamiento, ciberacoso), entre las reformas. La iniciativa de diputados oficialistas pretende actualizar de forma integral los montos de las sanciones de multa establecidas.

Violencia contra la mujer

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, son las mujeres quienes más sufren diferentes formas de acoso y violencia al transitar las calles y al viajar en transporte público” se argumenta. En el año 2016 la Legislatura porteña sancionó la Ley N° 5.742 que crea la figura de acoso callejero y la incorpora al código contravencional como artículo 65 bis. A través del actual proyecto se busca elevar la multa por la contravención además e incorporar agravantes a la misma así como readecuar la numeración del artículo para su inclusión dentro del Capítulo IV sobre Derechos Personalísimos.

– Acoso Sexual (art. 66 bis)

El acoso sexual, ya sean insinuaciones físicas o verbales, pueden atentar contra la seguridad de las mujeres al crear un entorno degradante, ofensivo y humillante, y que para algunas mujeres puede provocar malestar y resultar hasta temerario. Esto restringe su capacidad de apropiarse de la vía pública como un espacio de circulación y esparcimiento” se señala en los fundamentos.

El proyecto adiciona la pena de arresto, de uno a cinco días. Se agregan como agravante del delito, los casos donde el sujeto pasivo de la contravención resulta un menor de 18 años o persona con discapacidad; cuando hay concurso de dos o más personas; y finalmente, cuando el acoso sexual está basado en desigualdad de género.

Protección del uso y goce del espacio público

Para proteger ese valioso bien jurídico, se incorpora un capítulo especial proponiendo la modificación de los artículos 82 y 85, e incorporando a los artículos 82 bis y 83 bis.

– Brindar servicio de estacionamiento y limpiar vidrios sin autorización legal (Artículos 82 y 82 bis).

Se fundamenta que “la propuesta de cualquier tipo de servicio de estacionamiento relacionado a lugares de estacionamiento libre y gratuito en los espacios públicos de nuestra ciudad (calles, avenidas, etc.), sin autorización legal alguna, afecta la expectativa al libre uso y disfrute que todos los ciudadanos poseen al circular por las arterias de Buenos Aires. La exigencia coactiva de cualquier tipo de contraprestación podrá, en todo caso, resultar constitutiva de alguna otra figura ilícita contravencional y/o penal“.

– Pegatinas: Fijar carteles y/o afiches en vía pública (artículo 83 bis)

 

– Ruidos molestos en vía pública (artículo 85).

El texto de la reforma propiciada agrega un agravante al tipo contravencional previsto originariamente, incluyendo la figura de ruidos molestos provenientes de la vía pública, y en miras de la mayor afectación al bien jurídico que ello trae aparejado. En estos casos la acción se establece como pública, sin que dependa de instancia privada ya que la afectación de terceros en la vía pública resulta indeterminada. El caso podrá ser denunciado por cualquier persona, pero la actuación del órgano prevencional no dependerá de la instancia de algún afectado en particular.

Nuevas tecnologías de la información

– Hostigamiento (artículos 52 y 53)

La más conocida de estas formas de violencia es la llamada digital: la agresión a partir del uso de Internet y la telefonía móvil. El código incorpora el agravamiento de las sanciones cuando el hostigamiento sea llevado a cabo mediante el uso de cualquier medio digital. Por otro lado, se incorporan agravantes a la figura del hostigamiento cuando sea realizado por personas íntimamente vinculadas al sujeto pasivo, situación que permite un especial acceso a información sensible. De tal modo se incorporan el caso del representante, el/la cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia, familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad o hasta segundo de afinidad, cuando se hubiere cometido con información obtenida a través de engaños y cuando se hubiere utilizado identidades falsas, anónimas o mediante la suplantación de identidad de otra persona.

– Ciberacoso: Difusión de imágenes o grabaciones íntimas (art. 69 bis). Suplantación digital de la Identidad (Articulo 69 ter) y Agravamiento de la figura de acoso cuando es por medios digitales (segundo párrafo artículo 66 bis).

Reformas a la Ley de Procedimiento Contravencional

Se destaca la propuesta de reforma en torno a la incorporación de la denuncia anónima en una definición ajustada a la jurisprudencia en la materia donde se equipara al acta contravencional como simple notitiacriminis que origina necesariamente una actividad instructoria de parte del titular de la acción pública en materia contravencional donde la falta de alguno de sus requisitos no acarrea necesariamente su nulidad.

La posibilidad de realizar denuncias anónimas permitirá mitigar muchos de estos obstáculos, facilitando la canalización de las denuncias y el acceso a la justicia. Esto potencia la capacidad del estado de desplegar una política criminal orientada al género, coordinar acciones, desplegar programas, etcétera“, se argumenta.

Así se propone la modificación del artículo 18 incorporándose el concepto de denuncia anónima como notitiacriminis que constituye un simple anoticiamiento a la autoridad acerca de la posible ocurrencia de un hecho ilícito que da origen a su función de prevencional.

 

Sanciones

Con el propósito de actualizar integralmente los montos de las sanciones de multa establecidas en el artículo 29 del Código Contravencional, se comenzó a tratar una iniciativa de los diputados Daniel PrestiAriel Álvarez PalmaClaudio CingolaniCarolina EstebarenaMaximiliano FerraroNatalia FidelAgustín ForchieriDiego García de García VilasMaría González EstevarenaDiego MaríasFrancisco Quintana Hernán Reyes, todos del bloque Vamos Juntos.

Se propone que todos los valores de las multas que actualmente se encuentran establecidos en pesos sean actualizados de acuerdo al Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) –publicado por el Banco Central de la República Argentina – correspondiente al mes de junio del año 2018 – y convertidos en Unidades Fijas (UF) valor equivalente a medio litro de nafta de mayor octanaje informado por el Automóvil Club Argentino sede Central, que se actualizará por períodos semestrales. Además, se incorporaría que “La sanción de multa no permite su cumplimiento en suspenso”. Una Cláusula Transitoria postula que las disposiciones entren en vigencia a partir del 1 de agosto de 2018.

Argumentaron que la propuesta “no es un aumento en el valor de las sanciones de multa sino una actualización integral de las mismas, a fin de contar con un Código Contravencional uniforme y más eficiente“.

 

Anuncios

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario