70 mil árboles a enfermería durante el invierno

Durante los próximos meses se intervendrán 70 mil ejemplares para mejorar su crecimiento, devolverle una forma equilibrada y eliminar ramas secas o mal formadas que presentan un riesgo u obstruyen luminarias y señales de tránsito. Además se ampliarán planteras, y se adecuarán las raíces en los casos necesarios para reparar las veredas deterioradas por su mal crecimiento.

“Los árboles son el patrimonio ambiental más valioso que tiene la Ciudad, son pulmones verdes en nuestras veredas y espacios recreativos, por eso trabajamos junto a las comunas en su cuidado durante todo el año”, afirmó Facundo Carrillo, secretario de Atención y Gestión Ciudadana, durante el lanzamiento de la campaña en el barrio de Belgrano.

La Ciudad de Buenos Aires cuenta con un patrimonio natural de 431.326 árboles y desarrolla un plan de mantenimiento del arbolado público para conservarlo, cuyo objetivo central es garantizar la seguridad de los vecinos y cuidar el crecimiento de cada árbol. De manera cíclica, el arbolado urbano atraviesa dos lapsos de veda, durante el otoño y la primavera, en los que se desaconseja intervenirlos.

Durante el invierno se realiza la campaña de mantenimiento para dejarlos en condiciones de brotar en primavera. Sin embargo, la duración de estos períodos no se ajusta a las estaciones, si no que depende de las condiciones climáticas y el tipo de especie, por eso cada año presenta un cronograma con sus particularidades.

Este año, la veda comenzó el 15 de abril y se extendió hasta fines de mayo, durante esa etapa no se realizaron intervenciones sobre el arbolado ya que los ejemplares se encontraban en proceso de senescencia, momento en el que los árboles descansan y terminan de acumular las reservas necesarias para brotar durante la siguiente primavera.  

Para no interrumpir este proceso y garantizar que los árboles crezcan sanos y fuertes, solamente se efectuaron tareas de despeje de cámaras y luminarias e intervenciones de árboles que presentaban riesgo por estar secos o con problemas estructurales. Con la aparición de los primeros fríos y a lo largo del invierno, se desarrolla la campaña de mantenimiento intensiva del arbolado público.

“El invierno es la estación indicada para realizar intervenciones sobre los árboles porque, tras la caída del follaje, estancan su crecimiento y es más fácil analizar la estructura de los ejemplares y elegir las ramas y tramos a retirar”, fundamentó Fiorentino, ingeniero agrónomo y gerente de BA Arbolado del Gobierno de la Ciudad. Y agregó, “cuando las temperaturas son bajas, además, la propagación de hongos que pueden aprovechar los cortes para instalarse en el árbol se encuentran inactivos”.

Los trabajos de mantenimiento del arbolado público van desde el acondicionamiento del suelo y llegan hasta la copa. Con un equipo integrado por 115 profesionales de la Facultad de Ciencias Agrarias de la U.B.A., que coordinan y fiscalizan la tarea, la Ciudad organiza cuadrillas que intervienen y mejoran el arbolado urbano de las 15 Comunas porteñas de manera simultánea. Cada cuadrilla tiene un profesional a cargo que asegura intervenciones de calidad.

En las planteras de los árboles las tareas consisten en ampliar el espacio y cortar las raíces superficiales que deterioran las baldosas. Esta acción, que permite reparar las veredas rotas y garantizar la circulación peatonal, además favorece el crecimiento saludable del árbol.

La poda en sus distintas variantes es la tarea más significativa de las intervenciones que se realizan sobre el arbolado por el volumen de trabajo que requiere. Esta acción permite devolverle al árbol una forma equilibrada, se eliminan las ramas secas, rotas, mal formadas y enfermas. En algunos casos, además, resulta necesario sacar ramas internas para permitir el paso de la luz solar.

Los trabajos de refaldado permiten subir la copa y guiar el crecimiento. La campaña de mantenimiento, también prevé la extracción de árboles en estado no vital y su reemplazo por nuevos ejemplares. Desde julio de 2012 la Ciudad reemplazó con éxito un total de 27.137 ejemplares por falta de vitalidad o situaciones de emergencia como tormentas.

Los agentes de arbolado de la Ciudad colocan en las planteras intervenidas indicadores con información sobre la tarea realizada en el ejemplar para conocimiento de los vecinos. Es importante saber que sólo el personal técnico autorizado por el Gobierno de la Ciudad puede intervenir en el arbolado público y que los trabajos se realizan en forma gratuita.

Los vecinos pueden realizar solicitudes de poda del arbolado público a través de la web (gestioncolaborativa.buenosaires.gob.ar/prestaciones), la aplicación para teléfonos celulares BA147 y la línea gratuita 147. Las solicitudes de los vecinos se integran a la planificación elaborada por “BA Arbolado” a partir de la información provista por el último censo de arbolado que finalizó en 2018.

Autor entrada: Redacción

Deja un comentario