Misterios en la vitrina

Por MJ – Tomarse un par de minutos frente a la vidriera de una librería nunca es perder el tiempo. Y más, si la biblioteca que se nos presenta esconde imaginarios, intrigas, historias y misterios de otras épocas.

En el microcentro porteño, la Galería Buenos Aires del Edificio Thompson, esconde entre sus locales media docena de librerías que conservan incunables y primeras ediciones de un sinfín de libros. Quizá por la historia del Edificio, arte, historia, arquitectura, poesía y clásicos son las categorías literarias más elegidas para animar las vidrieras, sin embargo, al buen observador no se le escapan títulos que se roban la risa o invitan al posible comprador a nadar en un mar de interrogantes: ¿quién es el autor?, ¿porqué le habrá puesto ese título?,¿alguien lo habrá leído alguna vez?, ¿será la primera edición?, ¿valdrá mucho?, etcétera.

Las mal calladas, de Benito Lynch, y La vuelta al mundo de una mujer, de Elisabeth Sauvy, son de esos libros que quizá por el contexto social de la época destacan en una vidriera de cientos. ¿Tratará sobre la igualdad de género?, ¿De qué época será?, ¿referirá a una lucha que terminó en tragedia?, ¿dio la vuelta sola?, preguntas como esas surgen al observarlos.

“Esta novela es un estudio sicológico femenino que se construye en torno al tema de una mujer enamorada que le dirá a su amante todos sus secretos menos uno, aquél que no debía callar, capaz de causar una tragedia, la declaración amorosa de otro hombre. Lynch quería mostrar como las mujeres callan ciertos secretos y las consecuencias de estas acciones”.

[Resumen de venta de Las mal calladas (100 -150 pesos)].

Tal parece que Benito no estaba al tanto de las luchas de hoy y dicen los platenses que aunque fue “cronista social” su pasión estaba en la literatura. Tres de sus libros son película y en La Plata le dedicaron hasta una calle.

Se sabe de este grande de nuestra literatura, que todas las tardes partía silenciosamente a los prostíbulos de Ensenada o Berisso, ámbitos multiculturales, feroces, coloridos. Mucho más que la conservadora ciudad que habitaba.

Diez años antes que Benito, en 1923, Elisabeth Sauvy ya estaba dispuesta a enfrentar el mundo y lo que la época imponía y escribiría La vuelta al mundo de una mujer, ($1000 en ML). Titaÿna, como se la conocía por su pseudónimo, se subió a un avión, se calzó los cueros, y se propuso brindar sus mejores relatos sobre los puntos calientes de Europa y el norte de África: la recién creada República de Turquía, los convulsos Balcanes, la Córcega oculta, la Europa conmocionada por conflictos de identidad, el Marruecos francés, el Rif sublevado contra la presencia española

Independiente, elegante y cosmopolita, Elisabeth Sauvy encarna a la perfección la mujer emancipada del periódo de entreguerras. Una mujer libre capaz de recorrer el mundo por todos los medios y explicar sus vivencias a través de articulos, relatos y novelas. Sauvy viajaba en barco, automóvil, tren, carro de bueyes, a lomos de un burro y, especialmente, en avión, en este caso como pasajera, en una época en que esta actividad requería una militancia activa.

Dice alguien que sabe más: “…en Las aventuras de una mujer en avión, Elisabeth nos explica las múltiples dificultades a las que tuvo que hacer frente en sus viajes, como verse en la necesidad de comer trozos de carne seca recogidos entre paja medio podrida; beber agua arcillosa que le produce malaria; calentarse quemando en un brasero estiércol seco, viajar enferma en algo parecido a una carreta tirada por dos búfalos por pedregales intransitables, tan incómoda que es necesario tomar hachís para soportar el viaje; dormir sobre una estera y despertar con la cabeza llena de cucarachas… Explica sin rubor cómo se recupera del frío ante una copa de ron o de coñac -se indigna cuando en una ocasión no se le permite probar el alcohol por el hecho de ser mujer- y no deja de ser curiosa su experiencia al escapar del harén de un campesino donde la habían encerrado, por su propia seguridad, en un poblado a 150 kilómetros de Estambul”.

Elisabeth Sauvy deja algo en el aire de Antoine Saint-Exupéry autor de El Principito

Entonces:

LAS MAL CALLADAS (1RA ED.)  –  BENITO LYNCH. Librerías Anaconda, Bs As, 1ra edición 1933, 13×18.5, 187 p. Tapa blanda. Rustica editorial.

LA VUELTA AL MUNDO DE UNA MUJER – ELISABETH SAUVY. OBRA ILUSTRADA CON 80 FOTOGRAFÍAS. TRADUCCIÓN DIRECTA DEL FRANCÉS POR IBERIA.  388 PÁGINAS. MEDIDAS APROX EN CM: 22 X 15,5

Alguien que leyó más:

“Los grandes novelistas de la América Hispana” (p.111). Sobre Lynch.

Elisabeth Sauvy, la mujer de sílex. Sobre Sauvy.